Pese a los riesgos que entraña, los españoles seguimos sin dar demasiada importancia a la pérdida o robo del DNI. A denunciar si da tiempo, uno nuevo y a tirar millas… El 89% hemos oído hablar del término ‘robo de identidad’, pero la mayoría no emplea ninguna medida para evitarlo, según un estudio de la aseguradora CPP. En Estados Unidos, el aumento de este tipo de delitos se ha disparado (sobre todo por internet) y los seguros ya comercializan pólizas especializadas que empiezan a llegar a nuestro país.

Su coste apenas superan los 90 euros anuales, y a cambio cubren hasta 36.000 euros de gastos causados por la suplantación de identidad, como abogados, procesos judiciales o días sin poder acudir al trabajo. Los seguros rastrean cualquier actividad económica a nombre del titular y avisan por sms o mail si alguna entidad financiera realiza una consulta para la concesión de un crédito u otras operaciones.

DiarioVasco.com